Carlos Marzal: Ánima mía






Conviene endurecer,
fraguar sutiles.

Y regresar al mundo, voraces,
con más ansias.

Carlos Marzal: Ayunando. Ánima mía.