Claudio Rodríguez: Don de la ebriedad





Siempre la claridad viene del cielo;
es un don: no se halla entre las cosas
sino muy por encima, y las ocupa
haciendo de ello vida y labor propias.


Claudio Rodríguez: Don de la ebriedad.